El arrendamiento financiero es una figura legal por medio de cual dos personas (físicas o morales) se comprometen de manera recíproca y voluntaria a: Arrendador: conceder el uso o goce temporal de un bien mueble o inmueble. Arrendatario: pagar un precio periódico por concepto de ese uso con opción de compra.

Se establece a través de un contrato en el que se determina el plazo irrevocable y por medio del cual se financia la adquisición de activos tangibles, en la que a la firma del mismo se transfiere la propiedad contable y fiscal de dichos bienes y la propiedad jurídica se otorga hasta el momento en el que el arrendatario ejerce la opción terminal, también conocida como opción de compra.

  1. La adquisición del bien a un valor simbólico.
  2. Participar de la venta a un tercero.
  3. Prorrogar el plazo del contrato.