Tener una casa propia tiene más beneficios que el no pagar renta.

Muchas veces podemos pensar que el costo de adquirir una casa es muy alto y la vida es muy cambiante, por lo que, quién te asegura que estes en esa casa los diez, quince o veinte años que dures en pagar tu crédito.

Nosotros te dejamos aquí tres beneficios del porque aventurarte a tener tu propio hogar:

  1. Nadie te puede reclamar la propiedad, cuando estás rentando aunque tienes un plazo dentro del contrato de arrendamiento al vencer es común que te soliciten la propiedad. A veces estos factores no dependen de ti; lo que te obliga a buscar una nueva casa, el costo de mudanza y dar un nuevo deposito en garantía.
  2. Tienes un patrimonio, pase lo que pase tienes un monto de dinero invertido dentro de la propiedad, la misma que te puede servir como aval en caso de que necesites rentar otro inmueble para tu negocio, quieras dejárselas a tus hijos o la quieras rentar en un futuro.
  3. La vida da muchas vueltas como lo mencionamos anteriormente, en caso de que decidieras cambiar de residencia puedes venderla y con el paso del tiempo tu plusvalía va subiendo, esto significa que te puedes llevar una verdadera ganancia al venderla, esto ya dependería de la zona donde se encuentre y el tiempo que haya transcurrido.

En Viprosa nos gusta llevarte de la mano durante este proceso de decisión de compra, si tienes alguna duda contáctanos. ¡Nosotros te podemos dar una solución inmobiliaria!